Bienvenida:

Gracias por acceder a este Blog, sean bienvenidos a hacer. Se permite la utilización de la información aquí contenida, citando siempre la fuente.

martes, 16 de octubre de 2012

LA EDUCACIÓN: ¿ACCIÓN O CONDUCTA?

Se presentan en esta ocasión extractos de la obra de César Lanz, quien con su Pedagogía en clave hermenéutica, propone la reflexión acerca del hecho educativo desde un paradigma hermenéutico-interpretativo; expone su idea de la educación como ACCIÓN, luego indica cómo percibe el CONDUCTISMO al hecho educativo, queda pues en palabras de Lanz (2008) lo que consideré necesario publicar:
 
EDUCACIÓN = ACCIÓN
 
Entendida como acción, la educación es un proceso inacabado e impredecible donde los fines pueden desviarse, aplazarse, narrarse en un ambiente de acogimiento y hospitalidad, en el cual el docente, como estudioso de la educación reflexiona sobre lo vivido en su praxis, promueve una relación pedagógica dialógica, comunicativa-comprensiva-intersubjetiva con el alumno para encontrar el entendimiento, el acuerdo comunicativo entre las partes y lograr la trans-formación de cada uno (p. 16).
 
LA EDUCACIÓN CONDUCTISTA
 
Para el conductismo, la instrucción es la que permita el estudiante avanzar  su propio ritmo; sólo le interesa su aprendizaje y no la comunicación entre maestros y alumnos o entre alumnos, pues esto posibilitaría el logro de otro tipo de conocimiento. Como la educación consiste en una técnica mediante la cual se reproducen los conocimientos y actitudes, la participación de los alumnos en el hecho educativo carece de importancia. Así, el conductismo llega a convertir la educación en un hecho tecnológicamente programado donde sólo ocurre lo planificado y lo previsto y donde los docentes deben centrarse en conseguir lo previsto sin cuestionar su valor y, mucho menor, alterarlo o sustituirlo. De esta manera el profesor queda reducido a un técnico, encargado de lograr las metas previstas por los programas que los especialistas piensa y diseñan.
Como se puede ver, el conductismo profesa una ciencia de la educación que permite captar la realidad educativa tal como esta se manifiesta a la observación, pues se presume la existencia de leyes objetivas que relacionan de manera constante los hechos entre sí y que es preciso descubrir, por consiguiente, una vez descubiertas las regularidades presentes en los hechos educativos se puede predecir estados futuros e intervenir en el control de lo que sucede en el aula de clase. (pp. 26-27).
 
Fuente: Lanz, César (2008). Pedagogía en clave hermenéutica: alteridad, comprensión y formación. Fundación Editorial El Perro y La Rana. Colección Paulo Freire Serie Pensamiento Pedagógico. Caracas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Su opinión es importante, manifiéstela aquí por favor: